El trabajo y el juego en la era de las redes sociales

This page has been archived on the Web

Information identified as archived is provided for reference, research or recordkeeping purposes. It is not subject to the Government of Canada Web Standards and has not been altered or updated since it was archived. Please contact us to request a format other than those available.

KnowledgeNet de la International Association of Privacy Professionals

12 de mayo de 2010
Calgary, Alberta

Alocución de Elizabeth Denham,
Comisaria Adjunta de Protección de Datos Personales de Canadá

(Verifíquese con la alocución)

English version
Version française


Introducción

Buenos días. He tenido el placer de que me invitaran para hablarles sobre las redes sociales en el lugar de trabajo. Este es un tema muy vigente para un gran número de organizaciones y la Comisaría está tratándolo desde hace unos dos años.

Las redes sociales conocen una inmensa popularidad, que nadie hubiera podido predecir.

Nueve de cada diez jóvenes canadienses se relacionan regularmente por Internet. Los sitios como MySpace, Facebook, Friendster, Linkedln, LiveJournal, Twitter y Bebo se convirtieron en una manera extremadamente popular de comunicarse por Internet. Más del 40% de los canadienses son miembros de Facebook.

Por lo tanto, no es sorprendente ver que las redes sociales en el lugar de trabajo presentan ciertos desafíos. Mucha gente vive su vida en Internet y una gran parte de la vida transcurre en el trabajo.

El diccionario inglés Macmillan reconoció oficialmente el término “dooced”, que significa ser despedido por algo que uno escribió en un blog en Internet.

Me parece que un factor importante del problema en este campo es la brecha significativa que existe entre la percepción de los empleadores y la de los empleados sobre el lugar de trabajo, la privacidad y las redes sociales.

Esta mañana desearía compartir algunas de mis ideas sobre cómo disminuir esta brecha.

Pero, antes que nada, pensé que, dada la pertinencia del tema para nuestra discusión principal, podría interesarles escuchar una breve actualización sobre la investigación que lleva a cabo la Comisaría con respecto a las prácticas de Facebook en cuanto a la protección de la información confidencial.

Investigación sobre Facebook

Muchos de ustedes recordarán que nuestra historia con Facebook comenzó en 2008, cuando el organismo Internet Policy and Public Interest Clinic, un grupo de defensa del interés público de la Universidad de Ottawa, presentó una queja ante la Comisaría.

La envergadura y la complejidad de la investigación representaban algo inédito para nuestro organismo. El pasado mes de julio completamos la investigación y publicamos nuestras conclusiones, así como el hecho de que no habíamos podido llegar a un acuerdo con Facebook sobre un cierto número de problemas.

Facebook tenía 30 días para responder a nuestras recomendaciones. En las semanas siguientes a la presentación de nuestro informe, hubo extensas discusiones y negociaciones entre la Comisaría y la empresa.

Resolución

Finalmente, hacia fines de agosto, pudimos anunciar que Facebook había aceptado llevar a cabo modificaciones importantes en el ámbito técnico y de las políticas en respuesta a nuestras inquietudes. Además, Facebook se comprometía a hacer que dichas modificaciones se aplicaran a sus operaciones mundiales, para beneficio de los 400 millones de usuarios de su servicio en el mundo.

Para nosotros, el problema más importante con relación a la protección de la información confidencial tenía que ver con terceras partes que diseñaban más de un millón de juegos, cuestionarios y otras aplicaciones que se ofrecen en la plataforma de Facebook.

Estábamos muy preocupados porque los usuarios que descargaban dichos programas estaban proporcionando un acceso casi ilimitado a la información de su perfil y el de sus amigos en Facebook a diseñadores desconocidos de alrededor de 180 países del mundo.

La empresa finalmente aceptó modificar su plataforma de aplicaciones para impedir que las terceras partes que diseñaban sus programas pudieran acceder a la información confidencial hasta no haber obtenido el consentimiento expreso de los usuarios para cada categoría de información a la que desearan tener acceso. Facebook expresó que necesitaría un año para efectuar las modificaciones.

La empresa también aceptó realizar otros cambios para ofrecer a los usuarios mejores medidas de protección de su información confidencial y un derecho de controlar de manera más informada e importante la recopilación, el uso y la comunicación de su información.

Seguimiento

En los meses posteriores a nuestro acuerdo con Facebook, estuvimos vigilando el progreso que realizó la empresa. A pesar de haber notado algunos cambios positivos, no todo es de buen augurio. La compañía introdujo ciertos cambios que han recibido vivas críticas, ya que constituyen una invasión de la vida privada.

En enero recibimos una nueva queja, que actualmente es objeto de una investigación. El mes pasado Facebook anunció otra serie de cambios importantes que estamos estudiando.

En los últimos meses hemos visto un cambio significativo en la filosofía de protección de la vida privada de Facebook. Efectivamente, el Director Ejecutivo, Mark Zuckerberg, sugirió públicamente que la norma social se está alejando de la protección de la vida privada y evolucionando hacia una apertura aún más grande de acceso a la información confidencial.

Evidentemente, en nuestra calidad de guardianes de la vida privada, nos preocupa la posibilidad de que la gente tenga aún menos opciones para proteger su privacidad.

Nuestro objetivo final es que las personas puedan participar en redes sociales sin renunciar a un nivel significativo de control sobre su información confidencial.

La  Ley de protección de la información personal y los documentos electrónicos y el mundo en línea

Nuestra investigación sobre Facebook tuvo una repercusión que vale la pena destacar: demostró la eficacia del enfoque pragmático basado en los principios de la Ley de protección de la información personal y los documentos electrónicos. Apoyándose en casos judiciales e investigaciones previos, este expediente demostró que dicha ley podía aplicarse a la recopilación comercial de información personal de los canadienses por parte de entidades extranjeras, aún cuando estas ejerzan sus actividades únicamente en línea.

La Web 2.0 es todavía de cierta manera una frontera inexplorada.  A pesar de que esta nueva frontera haya encontrado muchas maneras eficaces de disciplinarse, hay aspectos, como la protección de la vida privada, que exigen el aporte adicional de leyes reales.

Sería negligente de mi parte no mencionar que creemos que la  gente tiene también la responsabilidad de protegerse y de conservar el control, por así decirlo, de su propia información.

Sin embargo, para transmitir solamente la información que se desea compartir, y solamente con aquellos amigos con quienes se la desea compartir, los usuarios necesitan poder ejercer un nivel de control significativo de su información confidencial. Por esa razón, el sitio debe proveer información comprensible sobre las políticas de confidencialidad y sobre cómo aprovechar al máximo los parámetros de protección de la vida privada.

Nuestro objetivo con respecto a todas las empresas que operan a través de Internet es el de subrayar el hecho que, a pesar de que una persona elija compartir parte de su vida con otras personas por Internet, no renuncia por ello a su derecho de controlar su información personal.

Más tarde volveré sobre este tema. Por ahora regresemos al tema que nos ocupa hoy: las redes sociales en el lugar de trabajo.

Perspectiva general – Redes sociales en el lugar de trabajo

Ya mencionamos de qué manera se adoptaron en todo el mundo las redes sociales como una manera de mantener el contacto con los amigos y de hacer nuevos amigos.

Las redes sociales también se usan como una herramienta para intercambiar ideas con colegas. Estos sitios se convirtieron en un instrumento indispensable para los profesionales que desean permanecer actualizados con respecto a lo que se está haciendo en sus disciplinas de trabajo.

Lo que aún estamos intentando determinar es dónde se encuentra la frontera entre el ámbito personal y el de negocios, y algunas personas no logran determinar este límite.

Todos hemos visto los titulares que hablan de empleados que no supieron diferenciar entre la vida personal y la profesional...

Diapositiva: Algunos empleados del Ministerio de Salud de Canadá se divierten en Internet

http://www.ottawasun.com/news/canada/2010/04/23/13689051.html#/news/canada/2010/04/22/pf-13688256.html [en inglés solamente]

Este reportaje nos informa que se descubrió que docenas de empleados del Ministerio de Salud de Canadá pasaban mucho tiempo navegando por Internet, verificando sus mensajes personales, leyendo noticias, viendo videos o jugando a juegos en línea durante las horas de trabajo.

Diapositiva: Despedidos a causa de Facebook: 8% de las empresas estadounidenses despidieron empleados por uso indebido de las redes sociales

http://mashable.com/2009/08/10/social-media-misuse/ [en inglés solamente]

En este caso, una joven del Reino Unido escribió en Facebook lo mucho que detestaba su empleo y su patrón. Lamentablemente, se olvidó de que su jefe formaba parte de su lista de amigos. Demás está decir que al patrón no le agradó la situación y le contestó:

Esa “porquería” de la que habla es su trabajo. Usted sabe porqué se le paga un salario. Posiblemente, lo que contribuye a que se sienta así, es que usted es incapaz de realizar las tareas más sencillas. Por último, también pareció olvidarse que le quedan dos semanas para finalizar su período de prueba de seis meses. No se moleste en presentarse a trabajar mañana.”

Diapositiva: Tripulación de cabina despedida por difamaciones en Internet.

http://news.sky.com/skynews/Home/UK-News/Virgin-Atlantic-Fires-13-Cabin-Crew-Staff-After-They-Criticised-The-Airline-In-A-Facebook-Group/Article/200810415139568 [en inglés solamente]

Virgin Atlantic despidió a 13 miembros de la tripulación que habían escrito comentarios sobre Facebook. Al parecer, habrían insultado a los pasajeros y afirmado que los aviones de la compañía estaban infestados de cucarachas. Un vocero de Virgin declaró: “Hay un lugar y un momento para Facebook. Nada justifica que se utilice como una caja de resonancia para que los empleados de la compañía critiquen a los mismos pasajeros que pagan sus salarios.”

Diapositiva: Enfermeras despedidas por haber publicado fotos de un paciente y de un juguete sexual en Internet.

http://www.foxnews.com/story/0,2933,501806,00.html?sPage=fnc/health/incrediblehealth) [en inglés solamente]

Este titular no necesita explicación...

Diapositiva: Una mujer que sufre de depresión pierde sus prestaciones de seguro por fotos publicadas en Facebook

http://www.cbc.ca/canada/montreal/story/2009/11/19/quebec-facebook-sick-leave-benefits.html [en inglés solamente]

En este caso, una mujer de Quebec que se encontraba con licencia a largo plazo por enfermedad, perdió sus prestaciones de seguro por unas fotos que había publicado en Facebook. Según ella, un agente de la empresa de seguros le dijo que las fotos en las que se la veía de vacaciones y presenciando un espectáculo de Chippendales en un bar demostraban que ya no sufría de depresión.

Diapositiva: La clandestinidad del jefe del MI6 comprometida por fotos de vacaciones que su esposa publicó en Facebook

http://www.telegraph.co.uk/news/newstopics/politics/lawandorder/5745124/MI6-chiefs-cover-is-blown-by-wifes-holiday-snaps-on-Facebook.html [en inglés solamente]

Por supuesto también está la historia del espía que surgió de la playa. Ustedes recordarán cuando la esposa del jefe del Servicio de Inteligencia británico publicó fotos de sus vacaciones en Facebook sin utilizar ninguno de los parámetros de confidencialidad.

Diapositiva: Venganza en Facebook: la hija del jefe de General Motors, Fritz Henderson, salda cuentas por Internet

http://business.timesonline.co.uk/tol/business/industry_sectors/engineering/article6941403.ece [en inglés solamente]

Esto es lo que escribió la hija del jefe ejecutivo de General Motors luego de que la empresa despidiera a su padre, usando cantidades de vulgaridades. Digamos solamente que termina prometiendo “nunca más comprar nada de esta maldita empresa”.

Diapositiva: ¿La esposa de Dion se sale del libreto?

http://www.theglobeandmail.com/news/politics/ottawa-notebook/dions-wife-goes-rogue/article1372858/ [en inglés solamente]

La esposa de Stéphane Dion también usó Facebook para expresar su enfado con el Partido Liberal por haber reemplazado a Dion por Michael Ignatieff, lo que puso fin a un acuerdo para formar un gobierno de coalición entre el Partido Liberal, el Bloc Québecois y el NPD. Su mensaje, que terminó publicado en el Globe and Mail, decía que “el Partido Liberal está cayendo en ruinas y no se repondrá” y responsabilizaba a “la élite de Toronto” por la situación.

Diapositiva: Cada vez más empleadores utilizan las redes sociales para verificar los antecedentes de sus candidatos

http://bits.blogs.nytimes.com/2009/08/20/more-employers-use-social-networks-to-check-out-applicants/ [en inglés solamente]

Lo que es difícil encontrar son las historias de todos aquellos que no obtuvieron un empleo debido a que el empleador potencial verificó su perfil en las redes sociales. Sospecho que se trata ya de una práctica bastante común.

Temas claves

Esta pequeña muestra, extraída de la gran cantidad de incidentes que ya ocurrieron, nos da una idea de la amplitud de los problemas que pueden surgir relacionados con la popularidad de las redes sociales, que afectan la protección de la vida privada en el lugar de trabajo...

  • El uso que los empleados pueden hacer de las redes sociales durante el horario de trabajo y de qué manera se lo vigila. Un tema conexo es que la frecuentación de ciertos sitios podría aumentar el riesgo de que se instalen en la red del empleador, accidentalmente, programas malintencionados y virus.
  • Empleadores que seleccionan candidatos luego de haber efectuado una verificación de su perfil en algún sitio de redes sociales.
  • Patrones que, mediante los sitios de redes sociales, vigilan lo que hacen sus empleados durante su tiempo libre.
  • Empresas y patrones que vigilan lo que los empleados dicen sobre ellos y sus clientes.
  • Otro problema es que cada vez más compañías utilizan las redes sociales para hacer promoción en Internet y recopilar información sobre la opinión del público sobre sus productos. La propia Comisaría hace un uso amplio de las herramientas que ofrecen las redes sociales para difundir sus mensajes sobre protección de la vida privada. Escribimos en blogs y en Twitter, pero lo más probable es que este tipo de utilización no cause ninguna inquietud relacionada con la protección de la vida privada.

La brecha digital

Lo que sobresale de todas las historias que les acabo de presentar es la brecha importante que existe entre la manera de pensar del empleado y la del empleador.

Efectivamente, la unidad de protección de la vida privada y de delitos cibernéticos de la Universidad Ryerson realizó una investigación muy interesante, financiada dentro del marco del programa de contribuciones de la Comisaría. La investigación confirmó que los jóvenes y sus patrones a menudo consideran de manera completamente diferente la protección de la confidencialidad en Internet.

Los investigadores realizaron encuestas entre los jóvenes y hablaron con los responsables de una gran variedad de organizaciones. Al final concluyeron que existía una “brecha digital” entre la generación de jóvenes canadienses y la generación de administradores y dirigentes para quienes los jóvenes trabajan.

Los jóvenes canadienses creen en la confidencialidad de las redes, es decir,  consideran que la información personal es confidencial mientras se limite a su red social.

Por otro lado los administradores creen que la información publicada en Internet es pública y no merece protección alguna.

Me parece que esta brecha se fue acentuando a medida que sitios como Facebook se desviaron de lo que originalmente se promovía como un lugar cerrado y privado, donde los amigos podían comunicarse con otros amigos, para convertirse en lugares abiertos conectados con una multitud de sitios y grupos externos.

Si los usuarios no son plenamente conscientes de dicho desvío, el uso de este tipo de sitios en el lugar de trabajo y por empleadores potenciales tendrá consecuencias.

Podemos constatar que algunos usuarios no comprenden bien los riesgos que existen para la información confidencial en un medio que promueve las confidencias, que parece íntimo y que es inmediato. Muchos usuarios aún no son completamente conscientes de todo lo que puede ocurrir con la información confidencial una vez que se la publica en Internet.

El hecho que las redes sociales se utilicen para el trabajo y también para la diversión hace que la frontera entre lo aceptable y lo inaceptable sea difusa y que muchos puedan verse en aprietos.
Examinemos más en detalle algunos de los problemas que se presentan...

La utilización de las redes sociales en el lugar de trabajo

¿Debería el empleador permitir que los empleados utilicen los sitios de redes sociales en el trabajo?

Algunas empresas bloquean el acceso a los sitios de redes sociales en los lugares de trabajo. Un estudio realizado para Robert Half Technology, una compañía de contratación de personal informático, reveló que más de la mitad de las empresas estadounidenses prohíben que sus empleados utilicen Twitter, Facebook, Linkedln y MySpace en el trabajo.

Mi opinión personal sobre esta práctica, como madre de cuatro hijos en la veintena, es que los jóvenes que las empresas tratan de atraer no se sentirán cómodos con este tipo de política. En su mundo, las redes sociales son una herramienta de comunicación tan esencial como el teléfono.

Sin embargo, existen riesgos concretos.

Un estudio reveló que la productividad de los empleados decaía un 1,5 % en las empresas que permitían un acceso ilimitado a Facebook.

También existe una preocupación creciente con respecto a los piratas informáticos que podrían usar los sitios como Twitter y Facebook para infectar computadoras con programas malintencionados.

Otra consideración es que, si los empleados pueden utilizar libremente un sitio de redes sociales en el trabajo, ¿podría esto aumentar el riesgo de que compartan un secreto corporativo por inadvertencia?

Finalmente, si una organización permite que sus empleados accedan a sitios de redes sociales, ¿vigilará su uso para asegurarse de que esta actividad no interfiera con el trabajo?

Desde el punto de vista de la vida privada, lo importante es indicar claramente a los trabajadores lo que está permitido y lo que se hará para verificar si las reglas se respetan.

La Comisaría elaboró un documento de información sobre la protección de la vida privada y las redes sociales en el lugar de trabajo, con el fin de aconsejar a las empresas sobre los factores que deberían considerarse. El documento se encuentra en nuestro sitio web.

Los siguientes son algunos puntos mencionados en el documento:

  • Los empleados deberían saber que, según las políticas y los reglamentos existentes para el lugar de trabajo, algunas empresas vigilan las actividades de sus empleados en los sitios de redes sociales.
  • Los empleados deberían saber que, al utilizar los sitios de redes sociales en un contexto laboral, incluyendo el sitio del empleador, este puede recopilar, usar y difundir sus informaciones personales. Esto podría incluir comentarios e informaciones publicados fuera de las horas de trabajo con relación al lugar de trabajo o que podrían estar vinculados de alguna manera con el empleador.
  • Los empleadores deberían considerar que el hecho de vigilar a sus empleados a través de sitios de redes sociales personales o relacionados con el trabajo, equivale a recopilar información personal que podría estar sujeta a las leyes sobre la protección de la vida privada vigentes en su jurisdicción.

Verificación de antecedentes a través de Facebook

La Comisaría recibe cada vez más llamadas de canadienses preocupados porque sus empleadores, o empleadores potenciales, verificaron su perfil en Facebook o porque hicieron una búsqueda con su nombre en Google para ver lo que surgía.

Actualmente existe un grupo en Facebook llamado Employers Using Facebook as a Background Check is Wrong!![¡Es inaceptable que los empleadores utilicen Facebook para verificar antecedentes!].

Una encuesta realizada entre algunas empresas demuestra que un número cada vez mayor de empleadores verifican los perfiles de Facebook en lugar de fiarse solamente en el currículum o en las verificaciones de referencias.

En una encuesta estadounidense de 2009, 45% de los empleadores declararon utilizar los sitios de redes sociales para investigar a candidatos para empleos. Más de un tercio decidió no contratar a alguien debido a la información personal que encontró en Internet: fotos inadecuadas, referencias al consumo de alcohol y de drogas o comentarios negativos sobre un empleador anterior.

La Ley de protección de la información personal y los documentos electrónicos abarca la relación entre empleado y empleador en los sectores que incumben a la reglamentación federal, como los transportes y las telecomunicaciones.

A pesar de que aún no hayamos investigado quejas provenientes de verificaciones subrepticias de antecedentes, tengo la impresión que la Ley de protección de la información personal y los documentos electrónicos prohibiría este tipo de recopilación de información personal.

Esta ley impone ciertas barreras referidas tanto al consentimiento como al principio de exactitud.

En muchos casos los empleadores ni siquiera informan a los candidatos que estas verificaciones se están llevando a cabo.

Sin embargo, algunas empresas son más francas con respecto a esta práctica y piden el consentimiento de los candidatos. En algunos casos llegan incluso a pedir autorización para buscar información que se haya borrado de los sitios de redes sociales.

Ian Kerr, un especialista en protección de la vida privada de la Universidad de Ottawa, indica que algunos de sus estudiantes que postulan para empleos en gabinetes de abogados le informaron que se les pidió que firmaran renuncias autorizando la verificación de sus perfiles. Las renuncias también incluían el consentimiento para que los proveedores de aplicaciones pudieran “desenterrar” información que se encuentra en los archivos de datos borrados de los sitios de redes sociales. Esto daría acceso a la información eliminada así como a la información sobre los sitios que el usuario haya consultado.

El desequilibrio de poderes es evidente, ya que un estudiante universitario que busca un primer empleo no puede rechazar un tal pedido.

Atención: en virtud de la Ley de protección de la información personal y los documentos electrónicos, el consentimiento no es una panacea. La recopilación de información debe ser razonable. En otras palabras: ¿consideraría una persona razonable como un hecho razonable el que un empleador verifique el perfil personal de un candidato para determinar si es adecuado para un empleo?

Utilizar investigaciones en Internet para obtener más información sobre candidatos a un empleo puede convertirse en un problema si esto remplaza las verificaciones de referencias más formales y profundas.

Los empleadores y reclutadores deberían ser conscientes de que las páginas de las redes sociales pueden contener información personal inexacta, distorsionada u obsoleta sobre los candidatos a un empleo y deben ser prudentes al utilizar este tipo de información.

Los empleadores y reclutadores también deberían tener cuidado de no utilizar información recopilada en sitios de redes sociales, o cualquier otra fuente en Internet, de manera discriminatoria contra un candidato o contra un empleado.

Vigilancia de los mensajes que publican los empleados

Todas esas advertencias también conciernen cualquier tipo de vigilancia de empleados existente a través de sitios de redes sociales.

Nuevamente, debo insistir en la necesidad de que los empleadores elaboren líneas directrices y códigos de conducta relacionados con el uso de sitios de redes sociales. En particular, los empleadores deberían indicar:

  • Si la empresa permite el uso de sitios de redes sociales en el lugar de trabajo, ya sean redes personales o albergadas por el empleador.
  • Si el uso de estos sitios estuviera permitido: ¿en qué contexto y con qué propósito pueden usarse?
  • Si el empleador vigila los sitios de redes sociales.
  • La legislación que concierne la recopilación, el uso o la difusión de información personal en el lugar de trabajo.
  • Otros reglamentos que podrían aplicarse al uso de sitios de redes sociales en el lugar de trabajo (convenciones colectivas y otra legislación pertinente).
  • Las consecuencias del no respeto de las políticas.
  • Cualquier otra política existente relativa al uso apropiado de las redes electrónicas desde el punto de vista de la privacidad del empleado y del manejo de la información confidencial.

Los empleadores deben informar a los empleados, en términos claros, las razones por las cuales es importante proteger la confidencialidad de cierta información personal y corporativa sobre ellos mismos, sus colegas, los clientes y la empresa.

Asimismo, los empleadores deben ejercer buen criterio y respetar las leyes que se aplican a la protección de la vida privada si deciden recopilar, utilizar o difundir información personal proveniente de sitios de redes sociales.

Una política sensata y clara también puede ayudar a colmar esa brecha digital a la que hice referencia anteriormente: la gran diferencia que puede existir entre los trabajadores y los empleadores con respecto a la percepción del respeto de la vida privada.

La responsabilidad de los empleados

A pesar de todas las historias de horror que hemos escuchado sobre quienes fueron despedidos u objeto de medidas disciplinarias por lo que publicaron en Internet, parece haber una falta crónica de conciencia individual sobre la naturaleza de las redes sociales.

Nada de lo que se publica en Internet es privado. Este es un mensaje sobre el cual insistimos, en la Comisaría, en todo el material que difundimos con fines educativos. Aún si se utilizan funciones de confidencialidad, cosa que muchos no hacen, todo lo que se publica se puede compartir. Esta información está archivada y se encuentra en algún lugar y... por mucho tiempo.

El mejor consejo que puedo darles a los empleados actuales y a los futuros es el siguiente: si no quieren que el patrón vea algo, no lo publiquen.

La información personal transmitida en las redes sociales puede parecer transitoria e informal, pero una vez que se publica en Internet se hace permanente y otros pueden difundirla y extraerla.

El buen juicio es primordial en una Internet que nunca olvida.

Conclusión

Cuando hablé anteriormente de nuestra investigación sobre Facebook, les dije que nos habíamos guiado por este principio importante: cuando elegimos compartir partes de nuestras vidas con otros en Internet, ello no significa que renunciemos al derecho de controlar nuestra información personal.

Lo mismo se aplica en el contexto de las redes sociales y el lugar de trabajo aunque, naturalmente, existen diferencias y es necesario lograr un equilibrio más delicado.

Los trabajadores tienen derecho a su vida privada. Para la mayoría de ellos, lo que hacen durante su tiempo libre es privado y no le incumbe al patrón.

Pero creo que es justo advertir a los empleados que habrá consecuencias si las actividades que practican durante su tiempo libre tienen un impacto negativo sobre la organización. Las personas tienen derechos pero los empleadores también.

Debe haber una discusión franca entre la dirección y los empleados sobre la naturaleza de estos sitios y los problemas que pueden causar en el lugar de trabajo.

La cultura en el lugar de trabajo varía de un sitio al otro. Los comentarios de los empleados pueden ser aceptables en una empresa pero no en otra. La dirección no debería suponer que todos los empleados van a comprender instintivamente lo que conviene o no conviene expresar en Internet.

Hemos hecho ya ciertos progresos con estas cuestiones referidas a la protección de la vida privada, aún relativamente nuevas. Numerosas empresas aplicaron ya políticas en este sentido y muchos patrones están hablando a sus empleados sobre lo que es y no es apropiado.

Pero es claro también que todavía queda mucho camino por recorrer. Aún estamos intentando comprender las nuevas reglas de la sociedad en este joven mundo de redes sociales. Esta historia continuará.

Date modified: