Hacer respetar los datos personales en Internet

This page has been archived on the Web

Information identified as archived is provided for reference, research or recordkeeping purposes. It is not subject to the Government of Canada Web Standards and has not been altered or updated since it was archived. Please contact us to request a format other than those available.

Cumbre Canadiense sobre la Protección de Datos Personales 2010 de la International Association of Privacy Professionals

27 de mayo de 2010
Toronto, Ontario

Alocución de Jennifer Stoddart,
Comisaria de Protección de Datos Personales de Canadá

(Verifíquese con la alocución)

English version
Version française


Introducción

Buenos días. ¡Es maravilloso estar aquí en Toronto!

El mes pasado tuve el placer de asistir a la cumbre mundial de la International Association of Privacy Professionals (IAPP), que se celebró en Washington. El evento estuvo muy bien organizado y generó una gran cantidad de discusiones interesantes sobre temas relacionados con la protección de la vida privada en el ámbito mundial.

Para mí es un gran placer poder unirme a ustedes en esta conferencia de la IAPP, que tiene un punto de vista puramente canadiense.

Pensé que les interesaría saber lo que está haciendo la Comisaría y qué dirección piensa tomar a corto plazo.

Para nosotros, el futuro está en línea.

En los últimos días, hemos tenido otro ejemplo de la importancia de nuestro trabajo cuando Google admitió que los vehículos que utiliza para su servicio Street View recopilaron accidentalmente extractos de comunicaciones transmitidas por redes inalámbricas no seguras.

Los problemas de protección de la confidencialidad, que tratamos últimamente con Google, forman parte de una tendencia generalizada.

El último año fue decisivo para la Comisaría de Protección de Datos Personales de Canadá. Hemos constatado un aumento significativo de los problemas y de las investigaciones relativas a las nuevas tecnologías, particularmente las que conciernen el ámbito de Internet. Queda claro que estos serán los problemas que dominarán nuestro trabajo en los próximos años.

Si la Comisaría desea permanecer vigente como guardián de la vida privada de los canadienses, necesitamos concentrarnos en el universo en línea. Esto es exactamente lo que haremos.

Algunas empresas deben comprometerse más seriamente a respetar las leyes sobre la confidencialidad en todo el mundo.

Mientras tanto, las autoridades de protección de datos necesitan nuevas herramientas para tratar los temas relacionados con la protección de la privacidad en Internet. Debemos encontrar maneras de enfrentar los desafíos asociados con la protección de la confidencialidad en línea dentro del contexto de nuestras investigaciones. Efectivamente, estas investigaciones son a menudo complejas, muy técnicas, requieren mucho trabajo y se conducen sobre sitios web que cambian constantemente. Muchas veces involucran empresas que no están basadas en Canadá, lo que acentúa la posibilidad de que no estén tan dispuestas a cooperar con nosotros.

La estrategia de la Comisaría para enfrentar estos desafíos comprende varias facetas.

Somos conscientes de que una mayor cooperación con nuestros colegas internacionales es un factor crítico para el éxito. Participamos en iniciativas mundiales de protección de la confidencialidad y trabajamos conjuntamente con entidades internacionales y provinciales sobre temas de interés mutuo.

También tomamos las medidas necesarias para movilizar los recursos de investigación pertinentes. Últimamente nos pusimos al día con el trabajo atrasado, liberando así recursos para poder ampliar la tarea en línea, y contratamos más expertos técnicos.

Asimismo, estamos haciendo un esfuerzo particular para comprender mejor los temas relacionados con la protección de la vida privada en un mundo digital y las consultas públicas que estamos llevando a cabo son un buen ejemplo de ello.

Volveré sobre este tema un poco más adelante.

Antes que nada quiero dejar en claro lo siguiente: ¡la importancia cada vez mayor que le acordamos al mundo en línea no significa que dejemos de lado el mundo real! De hecho, estamos abriendo una oficina en Toronto para poder trabajar con más eficacia con las empresas basadas aquí.

La prueba de nuestro gran progreso es que las empresas que funcionan según los modelos tradicionales manejan la información personal mucho mejor que antes. La gran mayoría de ellas respetan sus obligaciones en virtud de la Ley de protección de la información personal y los documentos electrónicos.

El universo en línea

El universo en línea sigue siendo un poco anárquico en cuanto a la protección de la vida privada. Puesto que las empresas que operan en Internet ocupan un papel cada vez más importante en nuestra vida cotidiana, debemos garantizar que las leyes de mundo real puedan ser eficaces en el mundo digital.

Sospecho que los problemas que enfrentamos actualmente tienen mucho que ver con la razón de ser de estas empresas: generar ganancias.

A pesar de que esto es un objetivo para todas las empresas, el impacto sobre la vida privada parece notarse más en el contexto del mundo digital.

Algunas empresas que operan en Internet parecen creer que la clave del éxito consiste en comercializar rápidamente productos nuevos e innovadores, uno tras otro. En la prisa, parece que se olvidan de consultar la legislación sobre la protección de la vida privada y sobre lo que pueden y no pueden hacer. ¡A veces ni siquiera parecen molestarse en echar un vistazo a la legislación!

Ciertas compañías estiman que la información personal es una herramienta para hacer dinero: esto genera una verdadera carrera digital para recopilar datos confidenciales. Muy a menudo, los principios fundamentales de protección de la vida privada se olvidan, o quizás se ignoran. Yo considero que vemos demasiados casos en los que los innovadores, innovan, y los abogados se ocupan de los platos rotos.

Hoy me dedicaré a hablar de Google, principalmente, porque se trata de un gigante de Internet que dio mucho que hablar a la prensa en estos últimos tiempos. Sin embargo, también estamos preocupados por el comportamiento de otras empresas que operan en línea.

Google y el Wi-Fi

Las revelaciones recientes según las cuales Google, contrariamente a lo que había afirmado, admitió haber recopilado y almacenado datos difundidos a través de redes inalámbricas, confirma las preocupaciones que expresamos con nuestros colegas internacionales el mes pasado.

Diez autoridades de protección de datos nos reunimos para enviar un claro mensaje conjunto a Google con respecto a la necesidad de tener en cuenta el derecho a la confidencialidad en la creación de nuevos productos. También le recordamos la necesidad de respetar las leyes de protección de la confidencialidad en cada uno de los países en los que ofrece sus productos.

Nuestra petición no es irrazonable ni se opone al progreso de la innovación.

Lo que motivó el envío de esta carta conjunta fue nuestra decepción ante la falta evidente de observación de los principios fundamentales de protección de la confidencialidad, cuando la empresa inauguró su nueva red social, Google Buzz.

En respuesta a nuestra carta, Google declaró ser “perfectamente consciente” de su responsabilidad de proteger la confidencialidad de los usuarios.

Una semana más tarde, se hizo público el incidente de la recopilación de datos de redes Wi-Fi. La empresa admitió haber recopilado por inadvertencia, durante más de tres años, información personal que personas de varios países enviaron por redes inalámbricas no codificadas.

Anteriormente, los organismos de reglamentación europeos habían formulado preguntas al respecto a Google, a las que la empresa respondió diciendo que, a pesar de que sus vehículos de Street View efectivamente estaban recopilando información para identificar redes Wi-Fi, no recopilaban la información que los usuarios transmitían a través de redes no codificadas.

Luego de algunas verificaciones, Google descubrió que esa afirmación no era cierta.

Naturalmente, estamos muy sorprendidos y profundamente preocupados por este asunto. Tres años y medio es mucho tiempo para que una empresa que, supuestamente, es una de las más destacadas en este campo de la tecnología, no se haya dado cuenta de lo que estaba ocurriendo.

Según informaron los medios de comunicación, Eric Schmidt habría declarado que “no hubo perjuicio ni infracción". Yo no estoy de acuerdo. Si bien es cierto que, según lo que se sabe, la situación no perjudicó a nadie en particular, se perjudicó por cierto un valor fundamental de nuestra sociedad. La vida privada es uno de los pilares de una sociedad democrática. Es algo que todos valoramos. Sin duda nadie se espera que sus comunicaciones se intercepten de esta manera, poco importa si se utilizan con fines malévolos o no.

Como lo expresamos en nuestra carta colectiva, queda claro que Google elabora sus productos y servicios de una manera que no respeta los principios de la protección de la confidencialidad.

Google señaló la infracción a la Comisaría y nosotros le pedimos información para esclarecer lo que ocurrió. También solicitamos que conservara los datos mientras decidimos cuáles serán nuestros próximos pasos.

Entre tanto, estuvimos en contacto con nuestros homólogos extranjeros. Muchos de ellos están igualmente preocupados y abrieron investigaciones.

Esta historia continuará.

La iniciativa de la carta a Google

Quisiera subrayar también la importancia de la carta que enviamos a Google con relación a Buzz.

Esta carta es el fruto de una colaboración sin precedente, ya que no era solamente la colaboración entre un grupo de autoridades de una región sino que eran diez autoridades de cuatro continentes expresándose de concierto sobre un tema específico. Esta concertación es aún más excepcional cuando se considera que las autoridades participantes, en muchos casos, tienen orientaciones muy diferentes con respecto a la protección de la confidencialidad.

Lo que más me sorprendió fue que, a pesar de que hubiera tantos países involucrados, resultó muy fácil llegar a un acuerdo sobre el contenido de la carta.

Pienso que eso traduce la fuerza de las convicciones que mis colegas y yo compartimos en cuanto a los problemas de protección de la vida privada relacionados con Buzz. También significa que las exigencias de las leyes de protección de la confidencialidad en el mundo no son tan diferentes. Los principios fundamentales que estas leyes consagran son esencialmente los mismos.

Las leyes de protección de datos personales requieren una cierta responsabilidad. Se espera que las empresas como Google ejerzan la diligencia debida para tomar conocimiento de ellas antes de inaugurar nuevos productos y servicios.

No es suficiente arreglar los problemas luego de que surgen, como lo hizo Google en el caso de Buzz. Por otra parte, el lanzamiento de un producto en formato Beta no le da derecho a una compañía a burlar la ley.

Otras medidas colectivas

¿Qué puede hacer una autoridad de protección de datos, en particular la de un país relativamente pequeño como Canadá, para hacer frente a este nuevo desafío mundial?

La iniciativa de la carta a Google, realizada conjuntamente con nuestros colegas extranjeros, es sin duda, una señal de lo que nos depara el destino. Las autoridades de protección de datos en el mundo están tomando conciencia de que la mejor manera de intervenir a favor de los derechos de los ciudadanos es la de trabajar juntos. Las grandes multinacionales no podrán ignorar nuestro mensaje si todos decimos lo mismo.

Últimamente, varios países colaboraron en la creación de un foro internacional para debatir sobre los desafíos comunes: el Global Privacy Enforcement Network (o Red Mundial de Aplicación de las Leyes de Protección de la Vida Privada). Esta iniciativa debería permitir que las autoridades que se ocupan de la protección de la información personal puedan concertar el procedimiento para enfrentar los desafíos que se presentan.

En este momento, algunas de las entidades de protección de datos no tienen la autoridad legal para compartir información con sus homólogos extranjeros en el marco de una investigación. Aquí, en Canadá, hemos estado pidiendo que se efectuaran cambios en la Ley de protección de la información personal y los documentos electrónicos, para facilitar la colaboración con otros países. Nos complace enormemente saber que dichas modificaciones se incluyeron como parte de un proyecto de ley contra el correo electrónico basura que se presentó esta semana. Esperamos que la ley se adopte rápidamente porque resulta cada vez más importante fortalecer nuestra capacidad de cooperar internacionalmente.

Mirando hacia el futuro, estoy cada vez más convencida de que necesitaremos poderes de aplicación de la ley más fuertes para poder defender con mayor eficacia la vida privada de los canadienses, tanto en línea como en el mundo real. Actualmente, estamos estudiando este asunto, que podría ser objeto de debate en el marco de nuestro próximo análisis de la Ley de protección de la información personal y los documentos electrónicos.

Recentrar la Comisaría de Protección de Datos Personales de Canadá

Tengo la profunda convicción que los recursos de la Comisaría deben consagrarse a cuestiones de protección de la vida privada de un interés sistémico más vasto.

En el futuro, la Comisaría concentrará sus esfuerzos en los temas más importantes de la actualidad referidos a la protección de la confidencialidad, es decir, los que representan el riesgo mayor para el conjunto de la población canadiense.

Como dije anteriormente, este tipo de investigaciones exige normalmente la inversión de mucho tiempo y recursos. Vuelvo a mencionar que las investigaciones en línea son, por su naturaleza, extremadamente difíciles de llevar a cabo.

Nuestra investigación sobre Facebook demostró hasta qué punto es complejo y técnico tratar cuestiones relacionadas con Internet. Por ejemplo, uno de los desafíos más importantes durante la investigación fue el hecho de que el sitio web cambiaba constantemente. Solamente el seguimiento de las modificaciones representaba un empleo a tiempo pleno para un empleado de la Comisaría. Además, el ritmo de los cambios se aceleró en los últimos meses.

Gracias a algunas mejoras, espero que podamos contar con los recursos necesarios para asumir esta nueva carga de trabajo.

Últimamente hemos logrado tratar todos los casos acumulados. También estamos alentando a quienes se comunican con nosotros por problemas relativamente simples de protección de la vida privada, a que traten de resolverlos directamente con la otra parte antes de presentar una demanda oficial. Este método ha reducido significativamente la cantidad de quejas formales que recibimos.

Esta semana el Gobierno propuso una ley que me concedería un mayor poder discrecional para aceptar quejas o suspender investigaciones, particularmente en los casos de quejas triviales, frívolas o vejatorias.

Gracias a estos sucesos recientes, estoy convencida de que dispondremos de una mayor cantidad de investigadores para tratar las cuestiones complejas que se nos presenten. Además, podremos dar un mejor seguimiento a los temas importantes que investigamos.

Mientras tanto, nuestro equipo de investigación recibe también un importante apoyo de los nuevos empleados, que tienen experiencia en cuestiones tecnológicas. Ahora que hemos formado un equipo muy competente en materia de tecnologías de la información, estamos trabajando en la puesta en marcha de un laboratorio de investigación destinado a examinar nuevas tecnologías y contribuir con las investigaciones en curso.

Consultas

Quisiera presentarles otra medida que nos permitirá enfrentar el desafío de las nuevas cuestiones relativas a la protección de la vida privada: las consultas públicas.

Estas consultas se concentran en dos áreas: las dificultades en cuanto a la protección de la vida privada con respecto al seguimiento, al establecimiento de perfiles, a la identificación de consumidores por parte de especialistas de la comercialización y de otras empresas y a las dificultades relacionadas con la práctica de la computación en nubes.

Hemos tenido una serie de mesas redondas de un día aquí en Toronto y también en Montreal la semana pasada. El mes próximo haremos lo mismo en Calgary.

Estoy muy satisfecha de constatar la transparencia de los representantes de la industria con respecto al mundo digital. Hemos escuchado a algunas empresas muy responsables que operan en línea y que respetan muy seriamente la protección de la vida privada.

Una de las razones por las cuales llevamos a cabo estas consultas es nuestro deseo de prepararnos con vistas al próximo proceso de revisión de la Ley de protección de la información personal y los documentos electrónicos, previsto para el año próximo.

Encuesta entre las empresas

Otra manera de orientar nuestra posición para una eventual modificación a la Ley de protección de la información personal y los documentos electrónicos es la de encuestar a las empresas, para evaluar su punto de vista y sus conocimientos sobre una variedad de temas.

Los resultados de una nueva encuesta que publicamos hoy permiten vislumbrar noticias alentadoras sobre el estado de la protección de la confidencialidad en el sector privado en Canadá.

La encuesta de Ekos, llevada a cabo a pedido de la Comisaría el pasado mes de marzo, concluyó que la mayoría de las empresas ha aplicado medidas para proteger la información de sus clientes y que casi la mitad de las compañías encuestadas declararon estar bien informadas de sus responsabilidades en virtud de las leyes canadienses de protección de la vida privada.

La información recopilada también sugiere que la Ley de protección de la información personal y los documentos electrónicos tuvo un impacto positivo en la manera en que las empresas tratan la información confidencial que manejan de sus clientes. Más de la mitad de las empresas declaró que dicha ley permitió mejorar las medidas de seguridad relativas a la protección de la información confidencial.

El único factor negativo es que, en su mayoría, las empresas no parecen inquietarse por las posibles violaciones a la seguridad de la información confidencial de los clientes, a pesar de estar recopilando y almacenando más información personal que en el pasado.

Teniendo en cuenta las filtraciones de información que tuvieron lugar en los últimos años, es alarmante ver que las compañías no manifiesten más preocupación por esta cuestión.

Las filtraciones de datos son un problema mundial y muchos Gobiernos están respondiendo a las inquietudes de los consumidores, adoptando leyes que obligan a declararlas cuando ocurren.

Esta semana nos alegró enterarnos de que el Gobierno presentó un proyecto de ley para crear un régimen de señalamiento obligatorio de violaciones a la seguridad de los datos, lo que se trata de una muy buena noticia.

Nombramiento en Columbia Británica

Antes de terminar, desearía subrayar el trabajo excepcional de una persona que tuvo un papel protagónico ayudando a las empresas canadienses a comprender el funcionamiento de la Ley de protección de la información personal y los documentos electrónicos y que, últimamente, dirigió los esfuerzos de la Comisaría en línea.

Como muchos lo sabrán ya, a principios de este mes la legislatura de Columbia Británica aprobó por unanimidad la recomendación de un comité especial para nombrar a Elizabeth Denham al puesto de Comisaria de la Información y la Protección de los Datos Personales de Columbia Británica.

Liz realizó un trabajo extraordinario en nuestra Oficina como Comisaria adjunta, encargada de la Ley de protección de la información personal y los documentos electrónicos. Dirigió nuestro trabajo con una mano experta en el nuevo ámbito de la aplicación de esta ley en el mundo en línea. También fortaleció nuestras relaciones con el medio de los negocios, en el que goza de una reputación de justicia y franqueza.

Nos despedimos de Liz con una combinación de tristeza y de gran orgullo y esperamos ansiosamente poder continuar nuestra colaboración con ella en carácter de importante asociada provincial.

Los invito a unirse a mí para agradecer a Liz su trabajo en la Comisaría y desearle mucho éxito en sus nuevas aventuras...

Conclusión

Hemos tratado muchos temas en un muy corto tiempo. Espero haber logrado comunicarles la dirección que tomará la Comisaría durante los próximos años y de qué manera pensamos hacerlo.

Las cuestiones relativas a la protección de la confidencialidad nunca son estáticas ni sencillas, pero siempre son interesantes.

Finalmente, los invito a reunirse a mí esta noche, en la recepción que tendrá lugar en el Museo de Bellas Artes de Ontario. Esta reunión nos dará la oportunidad de informarlos mejor sobre la oficina de Toronto y presentarles a su director. La recepción comenzará a las 17:30 h y espero verlos a todos allí.

Muchas gracias.

Date modified: