Protección de la vida privada y de la seguridad durante los Juegos Olímpicos de invierno de 2010 en Vancouver

This page has been archived on the Web

Information identified as archived is provided for reference, research or recordkeeping purposes. It is not subject to the Government of Canada Web Standards and has not been altered or updated since it was archived. Please contact us to request a format other than those available.

October 2011

English version
Version française

Signage

Introducción

En febrero y marzo próximos, Canadá será anfitrión de todo el planeta en ocasión de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Invierno. Puesto que se trata del primer evento internacional de gran envergadura celebrado en Canadá tras los atentados del 11 de septiembre, los Juegos de 2010 de Vancouver plantean desafíos sin precedentes para Canadá en el plano de la seguridad y de la protección de la vida privada.

Se implantará un sofisticado cordón de seguridad y vigilancia para proteger a los atletas y a su personal de apoyo, al igual que a los miembros del personal, voluntarios, periodistas y visitantes en los sitios próximos a Vancouver, Whistler y Lower Mainland. Paralelamente, será indispensable salvaguardar los valores democráticos que los canadienses consideran esenciales, especialmente el derecho a la vida privada.

Se dice que un evento es de gran envergadura cuando atrae a un número elevado de visitantes de otros países, suscita una atención constante del público y de los medios de comunicación a escala internacional y plantea desafíos fuera de lo común en materia de seguridad. Además de los Juegos Olímpicos, otros ejemplos son las exposiciones internacionales y las ferias mundiales, al igual que la Copa Mundial de Fútbol.

El presente documento describe los desafíos que los Juegos de 2010 plantean para la protección de la vida privada. Asimismo, presenta un marco de principios rectores y recomendaciones concretas para asistir a los responsables de la seguridad a realizar sus tareas sin infringir innecesariamente en los derechos a la vida privada de los individuos, tanto antes como durante y después de los Juegos.

Nuestros objetivos

Los objetivos de la Comisaría de Protección de Datos Personales de Canadá y de la Comisaría de Información y Protección de Datos Personales de Colombia Británica respecto a los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de 2010 son los siguientes:

  • Promover el derecho a la vida privada antes, durante y después de los Juegos.
  • Asegurar que las medidas de seguridad que puedan repercutir sobre la vida privada sean razonables y proporcionales al riesgo.
  • Exigir que las autoridades responsables implanten medidas que salvaguarden nuestra seguridad y que al mismo tiempo preserven nuestro derecho a la vida privada.

Trabajar en coordinación con las fuerzas del orden público

En 2003, la Real Policía Montada de Canadá formó el Grupo Integrado de Seguridad (GIS) Vancouver 2010, que combina las fuerzas de policía, ejército y seguridad para preservar la seguridad de los Juegos de Vancouver. El GIS se ha expandido desde su creación para incluir a otros organismos del orden público, tales como la policía de Vancouver y de West Vancouver.

La policía local se adhiere a la Ley sobre la libertad de información y la protección de la privacidad (Freedom of Information and Protection of Privacy Act, o FIPPA) de Colombia Británica; la RCMP se adhiere a la Ley [federal] de protección de los datos personales. El Comité Organizador de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Vancouver 2010 (COVAN) está supeditado a la Ley de protección de los datos personales de Colombia Británica (Personal Information Protection Act, o PIPA).

El comisario federal y el comisario provincial han sostenido deliberaciones con los organismos gubernamentales involucrados en la planificación de la seguridad de los Juegos, tales como el Grupo Integrado de Seguridad Vancouver 2010 (GIS) encabezado por la Real Policía Montada de Canadá (RCMP) y responsable de la seguridad general de los Juegos. En nuestras deliberaciones con los representantes del GIS, estos últimos han demostrado estar conscientes de su responsabilidad de preservar los derechos que las personas tienen a la vida privada.

Sin embargo, sabemos por experiencia que el derecho la vida privada puede ser frágil. En nuestro informe anual de 2007-2008 relativo a la Ley de protección de los datos personales, indicamos que “en nuestra democracia, parece que son nuestras buenas intenciones las que nos llevan hacia una sociedad vigilada”. Por ello, será crucial asegurar que las disposiciones en materia de seguridad previstas para los Juegos 2010 no infrinjan indebidamente las libertades civiles que tan profundamente valoran los canadienses.

Medidas de vigilancia

No sorprende saber que los responsables de planificar la seguridad para los Juegos de Vancouver hayan mantenido discreción sobre las medidas de seguridad y de vigilancia que tienen previsto implantar. El GIS sin embargo ha revelado en su sitio web algunas de las principales líneas de su plan. Entre las medidas de vigilancia propuestas se encuentran las indicadas a continuación:

Según investigaciones efectuadas por la Universidad de Alberta y financiadas por la Comisaría, en Olimpiadas anteriores se utilizaron medidas de seguridad tales como cámaras de televisión en circuito cerrado, tarjetas de identificación biométricas, verificaciones automáticas de antecedentes, observación por satélite, control de los teléfonos celulares, dirigibles de observación aérea y perfilamiento de pasajeros. Los investigadores indican que “[traducción] la integración de diversas tecnologías de vigilancia sea tal vez una de las facetas más notables y, desde el punto de vista de la privacidad, uno de los más preocupantes aspectos de las iniciativas de seguridad emprendidas en las Olimpiadas”. La integración de tecnologías supone la combinación de distintos datos personales adicionales con el fin de obtener una descripción exacta de las personas y de sus actividades.

— Boyle y Haggerty, Privacy Games: The Vancouver Olympics, Privacy and Surveillance, Universidad de Alberta, 2009.

  • Verificación de antecedentes.- La RCMP verificará los antecedentes de cerca de 100.000 personas que, según las estimaciones, tendrán necesidad de un acceso acreditado a zonas reservadas en los sitios deportivos o en otras instalaciones olímpicas. Quienes necesitarán una acreditación son los atletas, los entrenadores, los medios de comunicación, los voluntarios y los miembros del personal. La policía tendrá acceso a una serie de bases de datos de seguridad y podrá verificar automáticamente el nivel de acreditación de las personas hasta el final de los Juegos. El GIS utilizará esa información para determinar si determinadas personas podrían constituir un peligro para la seguridad. Los organizadores de las Olimpíadas se basarán en la evaluación del GIS para decidir si emite o no una acreditación.
  • Seguridad electrónica del perímetro.- Los sitios olímpicos estarán protegidos por sistemas de seguridad electrónica del perímetro. El equipo de detección de intrusiones, que estará controlado por el GIS, será suministrado y mantenido en el marco de un contrato de $30,5 millones de dólares concluido con la empresa Honeywell Canada.
  • Verificaciones de los peatones y de los vehículos.- Se instalarán puntos de control para hacer el examen inicial de los visitantes en los sitios olímpicos, al igual que de los vehículos autorizados. La RCMP ha contratado a la empresa Contemporary Security Canada Inc. de Vancouver que preste servicios privados de filtrado de seguridad durante los Juegos. Para ello, la empresa tiene previsto contratar cerca de 5.000 empleados.
  • Sistema de televisión en circuito cerrado (CCTV).- Aproximadamente 900 cámaras de CCTV serán instaladas en los sitios olímpicos. En las zonas urbanas fuera de esos sitios se instalarán entre 50 y 70 cámaras adicionales. El GIS se encargará de operar el CCTV y vigilará el perímetro de los sitios, mientas que un empresario privado que arrienda el equipo proporcionará el apoyo para el sistema. El GIS tiene previsto tener implantadas directrices para la recopilación, utilización, comunicación, conservación y eliminación de las imágenes de video captadas, de conformidad con la Ley de protección de los datos personales.

Responsable de la Protección de la Vida Privada

A raíz de una recomendación de la Comisaría de Protección de Datos Personales de Canadá, el GIS ha designado en fecha reciente a un Responsable de la Protección de la Vida Privada (RPVP) y ha publicado en su sitio web su nombre, responsabilidades e información de contacto para que las personas interesadas puedan comunicarle sus inquietudes en materia de protección de la vida privada. Un RPVP supervisa el marco y las políticas de protección de la vida privada de un organismo y responde a las solicitudes de información y a las quejas del público sobre asuntos relacionados con la protección de la vida privada.

Marco propuesto en materia de protección de la vida privada

Inukshuk 2010 Olympics symbolDado el gran número de métodos de vigilancia utilizados y de los datos personales que son recopilados, procesados, almacenados y analizados por los responsables de seguridad, la Comisaría continuará presionando por obtener más información sobre las medidas de seguridad propuestas y sobre las repercusiones de estas últimas sobre la vida privada de las personas.

Entretanto, hemos elaborado un marco para ayudar los responsables de seguridad a lograr un equilibrio adecuado entre la protección de la vida privada y la seguridad en los Juegos de Invierno. Este marco, que se asienta en la Ley de protección de los datos personales, de los FIPPA y PIPA de la Provincia de Colombia Británica, al igual que en una serie de decisiones adoptadas en los últimos años por la Corte Suprema de Canadá, establece los principios siguientes:

  • El derecho inherente a la vida privada será relegado a segundo plano únicamente cuando sea por un motivo de interés público igualmente imperioso - por ejemplo, por motivos de seguridad pública - y únicamente en condiciones muy estrictas.
  • Toda injerencia en la vida privada que ocurra deberá ser razonable y proporcional. En particular, los responsables de seguridad deberán demostrar que la medida propuesta:
    • o es necesaria para poner fin a un peligro específico que ha sido identificado;
    • o contribuirá a que las personas no solamente se sientan a salvo, sino a que estén a salvo;
    • o es proporcional al beneficio que se obtendrá en el plano de la seguridad;
    • o es la que menos afecta a la vida privada.

Recomendaciones

En este contexto general, el GIS debería tomar varias medidas para preservar la vida privada de las personas antes, durante y después de los Juegos.

Antes de los Juegos

  • El GIS debería elaborar y publicar en su sitio web una política detallada en materia de protección de la vida privada, en la cual describa la manera en que tiene previsto recopilar, utilizar, comunicar y destruir los datos personales.

El GIS ha distribuido una “declaración de confidencialidad” en la cual se ha comprometido a tratar los datos personales de conformidad con los principios generalmente reconocidos en materia de equidad en el tratamiento de la información. Aunque es un paso positivo, esa declaración no constituye en sí una política de protección de la vida privada en el sentido pleno del término, ya que normalmente una política anuncia en más detalle la manera en que una organización recopilará, utilizará, comunicará y destruirá los datos personales. Una política de ese tipo también explica la manera en que una persona puede solicitar acceso a sus datos personales o bien presentar una queja.

  • El GIS debería lanzar una vasta campaña de sensibilización para informar a los ciudadanos sobre la manera en que el derecho a la vida privada será integrado a las medidas de seguridad aplicadas durante los Juegos y sobre la manera en que las autoridades encargadas de seguridad y de aplicar la ley tratarán los datos personales.

Son dignas de elogio ciertas iniciativas que el GIS ya ha adoptado al respecto. Por ejemplo, utiliza su sitio web para los principales anuncios operacionales y sus altos responsables hablan regularmente sobre sus planes en el marco de actividades públicas. Sin embargo, creemos que el GIS podría hacer más por informar al público a través de los medios de comunicación, de la publicidad o de otras estrategias sobre la manera en que tiene previsto respetar el derecho a la vida privada antes, durante y después de los Juegos.

Durante los Juegos

En el contexto de las exigencias nacionales en materia de seguridad y de aplicación de la ley, todos los servicios de policía y demás organismos de seguridad deberían asegurar el respeto a la vida privada adhiriéndose a los principios siguientes durante los Juegos:

  • Las medidas de seguridad deberían desplegarse únicamente ante amenazas para la seguridad que son reales, urgentes y graves.
  • Las medidas de vigilancia que afectan la vida privada de las personas deberían ser consideradas excepcionales y aplicables únicamente cuando no existan otras soluciones menos invasivas.
  • Las medidas de vigilancia debe ser compatibles con la Carta Canadiense de Derechos y Libertades, la Ley de protección de los datos personales y demás leyes federales y provinciales pertinentes, tales como la FIPPA y la PIPA de la Provincia de Colombia Británica, ya que en estas últimas se enmarcarán las actividades de vigilancia que efectuará la policía de la región de Vancouver y el Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de Vancouver (COVAN).
  • Los sistemas de vigilancia deberían diseñarse y utilizarse de manera que reduzca al mínimo las repercusiones sobre la protección de la vida privada. Toda injerencia en la vida privada debería limitarse a lo absolutamente imprescindible para lograr los objetivos enunciados.
  • En el perímetro de los lugares protegidos deberían existir letreros que indiquen claramente que es posible que esos sitios estén bajo vigilancia. Asimismo, se debería estudiar la posibilidad de dar preavisos en forma de texto impreso en los billetes o en los programas de los eventos deportivos. Los avisos deberían incluir la información de contacto de un encargado de atender las preguntas o quejas del público.
  • Deberían respetarse los principios generalmente reconocidos en materia de equidad en el tratamiento de la información en el momento de recopilar, utilizar, comunicar y destruir los datos personales. De manera más particular, los datos recopilados mediante medidas de vigilancia deberían reducirse al mínimo; se debería limitar la utilización de esos datos, controlar su difusión, limitar su período de conservación y asegurar su destrucción. Se debería documentar toda difusión o comunicación de datos recopilados mediante medidas de vigilancia.
  • Los operadores de sistemas de vigilancia, ya sea adscritos a órganos de aplicación de la ley o a empresas de seguridad privadas, deberían recibir una capacitación para asegurar que comprendan la legislación sobre la protección de los datos personales y la acaten.
  • La seguridad del equipo que contiende datos personales debería asegurarse. Sólo el personal autorizado y provisto de un comprobante de seguridad debería tener acceso a las bases de datos que contienen datos personales.
  • El derecho de acceso de las personas a sus datos personales debería ser respetado.

Después de los Juegos

En Atenas, donde se celebraron en 2004 los primeros Juegos de Verano después de los atentados del 11 de septiembre, la policía deseaba continuar utilizando, después de que terminaron los Juegos, casi todas las 350 cámaras de televisión en circuito cerrado para supervisar a las muchedumbres durante las manifestaciones. Sin embargo, ese proyecto causó un revuelo público y los principales dirigentes de la autoridad griega de protección de datos personales presentaron su dimisión en señal de protesta.

Muchas personas temen que los sistemas de seguridad instalados para los Juegos se mantengan operacionales después de que hayan concluido los encuentros, con el miedo de que los residentes de Colombia Británica vayan a quedar para siempre supeditados al atento ojo de un aparato de vigilancia sofisticado

Para asegurar que los Juegos de Invierno de Vancouver no dejen ninguna secuela de injerencia en la vida privada, la Comisaría recomienda que al término de los eventos:

  • Los sistemas de vigilancia instalados en las áreas públicas de Vancouver, Whistler y Lower Mainland en Colombia Británica sean completamente desmontados.
  • Los datos de vigilancia sean borrados, destruidos y(o) convertidos en datos anónimos, de conformidad con la legislación federal y provincial.

Conclusión

Sin duda, los Juegos de Invierno de Vancouver plantearán retos importantes para los organismos de seguridad y de aplicación de la ley. Sin embargo, como ha señalado el Comisario de Protección de Datos Personales de Canadá, “en una sociedad democrática, la obligación de los gobiernos de velar por la seguridad de sus ciudadanos debe equilibrarse con los valores sobre los cuales se funda nuestro modo de vida. Es por ello que se debe defender el derecho a la vida privada, incluso en grandes eventos tales como los Juegos Olímpicos, donde los peligros para la seguridad son mayores que de costumbre”.

Aplicando el marco y las recomendaciones mencionados, la Comisaría de Protección de Datos Personales de Canadá y la Comisaría de Información y Protección de Datos Personales de Colombia Británica creen que los Juegos de Vancouver podrán celebrarse de manera segura y a la vez respetuosa del derecho a la privacidad de todos los participantes.

Vancouver

Report a problem or mistake on this page
Please select all that apply (required): Error 1: This field is required.

Note

Date modified: